Pequeños errores que acortan la vida de nuestro coche

cuidados coche conducir bien
Pin It

Se suele decir popularmente que en España ‘hay 50 millones de seleccionadores nacionales’. De la misma forma, se podría decir que cualquier de nosotros está a la altura de gran Carlos Sainz en lo que a conducción se refiere. Y es que la percepción de nuestras habilidades y dotes al volante dista mucho de lo que realmente sucede en la carretera. A menudo limitamos nuestro esfuerzo al mantenimiento del coche, a una conducción tranquila y al respeto de las normas de circulación, pero no es suficiente.

En nuestro día a día, de forma inconsciente, realizamos hábitos o costumbres que no son nada beneficiosas para nuestro vehículo. Conociéndolas, identificándolas y evitándolas podremos alargar los años de vida útil de nuestro coche notablemente. Sigue leyendo.

Uno de los errores principales y más habituales es ignorar los testigos luminosos del cuadro de instrumentos. Todas esas luces no están ahí por gusto, sino para advertirnos de las averías que sufre nuestro coche o las que puede llegar a tener si no se pone solución a tiempo al problema. Hay que prestarles mucha atención.

La palanca de cambios es otro punto sensible. El mecanismo del cambio es complejo y delicado, y debe funcionar con una precisión milimétrica. Para conseguirlo, olvídate de apoyar la mano en en la palanca del cambio por costumbre, para evitar un desgaste interno innecesario. También es bastante desaconsejable cambiar de marcha atrás a la primera velocidad con el coche aún en movimiento. Esto provoca un cambio brusco en el sentido de giro de la transmisión, cuando esta se encuentra todavía girando en sentido contrario. Es mejor realizar este tipo de maniobras tranquilamente asegurándonos de que el vehículo queda totalmente detenido antes de rodar en dirección opuesta.

consejos conducir bienConducir de forma eficiente también es una buena práctica. Con ello no queremos decir apurar la gasolina disponible hasta el último momento, sino conducir de forma suave y proporcionada. Apurar la reserva de gasolina, por ejemplo, puede provocar un desgaste innecesario en piezas que se refrigeran con el propio combustible. Además, en el fondo del tanque se acumulan impurezas que no deben llegar al motor. Por ello, echa siempre gasolina cuando la aguja señala el último cuarto. Además, toma por costumbre evitar los frenazos y los acelerones bruscos ya que así ahorraras combustible y desgaste en el sistema de frenado. Aunque algunos no se lo crean, las carreteras no son un circuito de velocidad.

Otro punto importante tiene que ver con los pedales. A menudo, especialmente en ciudad, tendemos a detener el vehículo en los semáforos o atascos con la primera velocidad engranada y el embrague pisado. El embrague es un mecanismo delicado que sirve para cambiar de marcha y está pensado para tiempos de acción cortos, por lo que no debe usarse para mantener el vehículo detenido en un semáforo. También es habitual apoyar el pie en el freno cuando descendemos por una pendiente y queremos estar alerta ante un frenazo inesperado. Este pequeño apoyo provoca fricción y el calentamiento y desgaste del sistema de frenado.

Especialmente en invierno debemos ser pacientes cuando arrancamos el coche desde frío. El motor necesita de un par de minutos para tomar un mínimo de temperatura y lubricar correctamente todas las piezas. Pasados esos 2 minutos es recomendable iniciar la marcha evitando bruscos acelerones y manteniendo un nivel de revoluciones bajo. En cuanto la temperatura del motor llegue a su nivel normal, entonces podrás conducir normalmente.

Por último, es muy importante mantener la limpieza y el orden dentro y fuera del coche. La contaminación y la suciedad son agentes dañinos que pueden deteriorar la pintura. En el interior, el polvo, los olores y las manchas pueden provocar un deterioro prematuro de algunos materiales. Además, cada kilo extra que transportemos, multiplicado por miles de kilómetros, cientos de días y muchos años, provocará un aumento del consumo y un esfuerzo extra para todos los componentes de la parte motriz. Por ello, la limpieza y el orden son básicos.

Pin It

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*