GÁNALE LA BATALLA AL SUEÑO EN EL TRABAJO

dormirse trabajo dormir oficina nuñez de arenas
Pin It

Si eres de los que tiene un trabajo de oficina, de esos en los que pasas muchas horas sentado delante del ordenador, desde las 8 de la mañana hasta bien entrada la tarde, entonces este post te interesa. Probablemente veas la máquina de café como un verdadero oasis, una fuente de cafeína que espera paciente tu ‘chute’ matinal (y el de media mañana, y el de después de comer, y el de la tarde…). Septiembre es un mes complicado y la vuelta al trabajo se hace más cuesta arriba que nunca. Pensamos que el café es la única solución posible pero no, existen otras muchas opciones (muchas de ellas más saludables) con las que pueden mantener el sueño a raya. Comenzamos.

Para comenzar, existe una alternativa real y mucho más saludable que el café: el té. Existen una gran número de variedades, se puede tomar frío o caliente e incluso con leche y sus efectos son muy beneficiosos para el organismo. El té le debe su nombre a la teína, una sustancia similar a la cafeína pero menos agresiva con nuestro organismo.

Otro punto importante es la alimentación. Si el desayuno no es el adecuado, la sensación de pesadez y cansancio puede ser todavía mayor. Para evitar esta sobrecarga, es importante realizar un desayuno ligero y lo más sano posible. Los productos con alto contenido de azúcar son un arma de doble filo ya que primero aportan mucha energía pero el efecto pasa rápido y el bajón posterior es muy grande.

El cacao también es una buena opción cuando queremos despertar. Si bien no es un alimento muy saludable, tomarlo en pequeñas cantidades. El cacao (no el chocolate) es un excitante natural y contiene una importante dosis de cafeína. Si algún día caes en la tentación, procura que el % de cacao sea alto y el contenido de azúcar lo más bajo posible.

domir oficina trabajo descanso nuñes de arenasA primera hora, cuando la sensación de sueño es grande, intenta aprovechar el aire frío de la mañana y sal a la calle con alguna excusa o incluso simulando una llamada de teléfono. También puedes iniciar conversación con algún compañero, eso sí, de temas que no sean laborales. Busca algún tema o noticia de actualidad y lánzalo. Entablar una conversación hará que tu cuerpo se active.

Si piensas que el sueño viene producido por un cansancio o fatiga continuado, prueba con algún complejo vitamínico que ayude a tu cuerpo a estar más activo y enérgico. Lo ideal sería revisar nuestra alimentación y conseguir esta ingesta de vitaminas de forma natural, pero todos sabemos que eso muchas veces no es posible. El vertiginoso ritmo de vida y de trabajo nos lleva a descuidar nuestra alimentación a la vez que sometemos a nuestro cuerpo y mente a un desgaste extra.

Otra buena solución, si eres de los que para a mediodía y puede ir a casa a comer, es echarte unos minutos de siesta. Unos minutos son 10 o 15 como máximo. Manteniéndote en ese tiempo conseguirás recargar fuerzas y afrontar la tarde con mucha más energía. Por el contrario, si duermes de más conseguirás justo el efecto contrario.

Supongamos ahora que nada de esto te ha funcionado. Te tomaste 2 tés, hablaste con tus compañeros sobre la difícil situación en Cataluña, te has comido media tableta de chocolate, 3 pastillas de un complejo vitamínico que te ha ‘pasado’ tu compañera La Hierbas y te has pasado la mañana en la puerta hasta que te han confundido con el conserje. Llegados a este punto lo mejor es que hables con tu jefe y te tomes la tarde libre. El tiempo que vas a invertir en descanso seguro que puedes recuperarlo a la mañana siguiente con las pilas cargadas.

Por último, algo principal: procura dormir 8 horas. Ni más ni menos. Es el tiempo que un adulto necesita para descansar y reponerse por completo después de un largo y duro día de trabajo.

Pin It

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*