El look del tenista David Ferrer: la discreción clásica