PONERSE UN PAÑUELO EN EL BOLSILLO: un toque de distinción